Apoyo Financiero

Entre católicos nos brindamos una mano. Nos apoyamos mutuamente para que el mayor número de personas estén en la posibilidad de recibir el acompañamiento psicoespiritual.

Por ello, hemos creado nuestro programa de ayuda financiera para acompañamiento de los que sí pueden pagar a los que tienen dificultad para asumir de forma completa

el costo de las citas de su proceso de acompañamiento.

Nuestro programa de Apoyo Financiero CathINeed evoca a la necesidad que tenemos los católicos del mundo para solicitar ayuda desde la fe.

Respondiendo a la tendencia mundial «Phygital» brindamos el acompañamiento virtualmente para que así estemos en capacidad de cumplir con nuestro Propósito de Transformación Masiva de que el Acompañamiento Psicoespiritual esté al alcance de todos.

Para vivir la unidad que expresa Intercath, estamos generando constantemente estrategias de recaudación de fondos no solo por medio del programa Apoyo Financiero de CathINeed, sino también por medio de actividades constantes de recaudación y crowdfounding.

De igual forma, motivamos a nuestros psicólogos a apoyar en los servicios de Amenity con sus conocimientos para formar a otros a través de webinars, podcast y conferencias.

Es así como buscamos apoyarnos -entre católicos- como lo hicieron las primeras comunidades cristianas haciendo también alianzas ganar-ganar con instituciones educativas de inspiración cristiana así como con otras organizaciones de ayuda dentro de la Iglesia Católica.

El Apoyo Financiero de CathINeed se asigna bajo un estricto proceso de evaluación a través de un estudio socioeconómico así como una entrevista para garantizar que la misma sea requerida.

EL porcentaje de apoyo otorgado, no puede ser del 100% por estipulaciones del código de ética del psicólogo a nivel mundial.

El programa de recaudación acepta colaboraciones fijas mensuales de cualquier monto así como donativos únicos tanto en especie como en dinero.

Consideramos que juntos -entre católicos- aportando cada quien su grano de arena podemos tendernos una mano con un sentido profundo de comunidad cristiana donde exista la unidad en la diversidad de carismas que otorga el Espíritu Santo para enriquecer nuestra Iglesia.

Ir arriba