María Laura Haddad

María Laura Haddad

Head of PsychaLife Nutrition Program
🇲🇽 México & 🇺🇸 Seattle

Nací en El Paso, Texas pero crecí en Chihuahua, México. Tuve la gran bendición de nacer en una familia católica practicante y comprometida con su fe. Desde niña participé en grupos de formación católica, apostolado, misiones y actividades para ayudar a los más necesitados. Crecí en un hogar en donde hacer apostolado los sábados, rezar el Rosario en familia y asistir todos juntos a Misa el domingo eran partes esenciales de nuestra vida familiar.

Desde niña, tuve el anhelo de ayudar a los demás, sobre todo ayudar a que tuvieran un encuentro de amor con Dios. Es por eso por lo que, decidí irme un año a trabajar en escuelas católicas con niñas de primaria y secundaria, y estudiar la Licenciatura de Ciencias de la Familia. En el primer semestre de la carrera, Dios puso el deseo en mi corazón de estudiar Nutrición.

Siempre he sido una apasionada de la ciencia, la medicina, y el bienestar, y encontré en la Nutrición una manera de entender la conexión entre todas las dimensiones de la persona. Creo que mucha gente piensa que la Iglesia Católica está “en contra del cuerpo” y nos invita a enfocarnos únicamente en alimentar el alma. Lo cual es completamente incorrecto, nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo y honramos a Dios alimentando y cuidando nuestro cuerpo.

Cuando Merce me invitó a formar parte de Intercath, mi corazón saltó de ilusión y se llenó de gozo. Intercath es la respuesta a los anhelos de los corazones de los jóvenes católicos. Estoy muy agradecida de la gran bendición de poder formar parte de esta gran misión. No solo porque creo en lo que busca Intercath, sino porque lo he experimentado en carne propia.

La terapia psicoespiritual ha sido un parteaguas en mi vida. He aprendido a verme como Dios me ve, con ojos de misericordia y amor, buscando sanar heridas y corregir patrones para ser verdaderamente feliz y pleno.

Quiero ayudar a más personas como yo a verse con los ojos del Buen Pastor, de Dios Misericordioso que nos ama infinita e incondicionalmente. Ayudar a la gente a honrar y amar su cuerpo como Dios quiere.

Por medio de Intercath, tengo la oportunidad de ayudar a más personas a conocer cómo sus emociones interactúan con sus patrones de alimentación y cómo esto puede impactar su salud.

Ser parte de este hermoso proyecto es darle un sí a Nuestro Dios Misericordioso, poniendo los talentos que Él nos ha dado al servicio de su Iglesia, sabiendo que todo lo que hacemos viene de Él y es para Él.

Ir arriba