Mariana Calleja

Mariana Calleja

Head of Amenity Program
🇲🇽 Ciudad de México, México

Soy católica por amor e imitadora por diversión. Normalmente me conocen como Mar o Mariana. Y eso dice mucho de mí. Mar porque soy profunda y reflexiva, lo que me lleva a buscar el silencio (como el mar que tiene zonas profundas y silenciosas) y a la vez soy fuerte, hipersensible, alegre y apasionada, como las intensas olas que truenan con una gran fuerza.

En mi vida diaria, busco transmitir paz y serenidad; soy alguien abierta y activa. El mar me conecta con mi espiritualidad, con mi fe, me recuerda mi pequeñez, mi fragilidad y que soy una hija muy amada de mi Abba Padre llamada a trascender en la donación con el otro. Y Mariana porque soy muy mariana, refleja mi gran amor a mi Madre Santísima.

Desde que nací me inculcaron la fe, el regalo más maravilloso que he recibido y desenvolverlo ha sido toda una aventura que ha valido la pena. Saliendo de prepa, estuve dos años en El Salvador, como voluntaria de la Iglesia Católica. Estuve colaborando en el desarrollo humano y espiritual de adolescentes, organizando misiones, retiros y catequesis.

Al regresar a la Ciudad de México comencé a estudiar Ciencias de la Familia; sin embargo, al año y medio me cambié de carrera. Me gradué de Pedagogía, obteniendo el Premio Ceneval al Desempeño de Excelencia – EGEL (Reconocimiento Nacional). Luego realicé un Máster en Antropología Personalista en una Universidad católica de España. En los últimos años, me he desempeñado como mentora y formadora de jóvenes en una prestigiosa Universidad de la Ciudad de México, dando mentorías, cursos, clases y generando contenidos para el programa de acompañamiento en el que trabajo. El año pasado me certifiqué en la modalidad de aprendizaje “Flipped Learning” y ahora me encuentro estudiando la Maestría en Educación, con especialidad en Docencia e Innovación y un Diplomado llamado “Experto universitario en creatividad y valores”.

Por otro lado, me encantan los medios de comunicación, desde chiquita me ha gustado la actuación. He sido locutora y conductora de programas que promueven la fe y valores morales. Además, uno de mis hobbies es imitar a la gente y hacer reír a los demás. Ahora me encuentro también estudiando un curso de Stand-up comedy. Me parece necesario y urgente contagiar de alegría a los demás, vivificar y dinamizar nuestra Iglesia a través de la santa alegría. Sueño con hacer un Stand-up comedy católico (#funfact).

Fueron años de búsqueda, tropiezos y caídas en mí tránsito al crecimiento como adulta joven. Sentía mucha frustración porque decía: “voy a retiros, rezo, ayudo a los demás, pero no me siento realmente feliz y plena, si “tengo a Dios” ¿por qué siento ansiedad y que algo me falta?” Entonces venía el sentimiento de culpa y la máscara de mantenerme fuerte y “feliz”, porque según yo eso no podía ser.

En ese tiempo me dijeron que era una depresión y me compré esa etiqueta, cayendo en un rol de victimismo que no identificaba. Después de pasar por 6-7 especialistas en psiquiatría o psicología y procesos espirituales de sanación, encontré a Merce, quien me ayudó a comprender lo que me sucedía, esclareció los procesos fisiológicos, mentales, emocionales y espirituales que yo vivía y eso me liberó muchísimo. Me encontré con la mirada de misericordia de mi Padre, quien me hizo encontrarme con la verdad de mí misma para sanarme.

Ha sido increíble liberarme del patrón de victimismo y descubrir todas mis potencialidades, ya no sufro de ansiedad, confío más en mí misma, ¡me siento plenamente feliz y vivo la resurrección en carne propia! Solo puedo agradecer a Dios y a Merce por ayudarme a ser lo que estoy llamada a ser en plenitud.

Este tipo de acompañamiento ha significado mirarme desde una mirada misericordiosa, alinear mis creencias y significados a la verdad y conectar ordenadamente con mis emociones, para así, vivir en plenitud mi unión con Dios. Aquí nace la razón más profunda del por qué estoy en Intercath. Cuando uno se siente vivo, amado y feliz, quiere que los demás también lo experimenten.

Un día le escribí a Merce: “hoy veo más claramente como Dios quiere ordenarnos, suavizar nuestra rigidez, integrar y armonizar nuestro entendimiento y nuestros sentimientos para disponernos a recibir su gracia» ¡Bendito el trabajo que realizas!”. Anhelaba sumarme a su proyecto porque es un modelo integral (psicoespiritual) con fundamento adecuado, que no nos aleja de Dios y tampoco nos lleva a espiritualizar todo. ¡Lo que hoy necesita el mundo y la Iglesia!

Por eso, cuando Merce me invitó a colaborar en Intercath y ser parte de esta gran misión, me alegré profundamente. Empecé a vislumbrar cómo el anhelo de ayudar a otros a sanar, mi historia de vida, sueños, hobbies, experiencia, aprendizajes, personalidad, talentos y dones convergían en un mismo lugar y ahora todo cobraba más sentido ¿No es increíble? Pues Dios es fiel y para Él no hay imposibles.

Esta comunidad me da la oportunidad de donarme y gritar al mundo que sí existe un proceso de sanación católico con sustento científico. Quiero ayudar a que otros también sean testigos de la Resurrección y experimenten el gran amor del Buen Pastor en lo ordinario. Dios obra maravillas en las almas humildes que lo buscan. Me siento muy agradecida y bendecida de formar parte de Intercath.

Ir arriba